-

Este es mi pequeño espacio. Las palabras que aquí escribo forman parte de lo que veo y pienso, o de lo que quiero citarles. No copies, cita. Eso es más bonito.

martes, 26 de enero de 2016

"SER UNO MISMO" Y SONREIR AL INTRUSO


A veces, cuando el intruso que habita en mi, aparece y se apodera de mi mente y del tiempo que lucho por no dejarme robar, no hago más que poner las manos al aire, no hago sino entregarme, pero en una forma cobarde y llena de miedos, en una que me avergüenza y me hace desear no ser yo.

Probablemente, esta forma de auto-rechazo momentáneo, se perciba  como un simple pataleo excéntrico juvenil,  o como una señal psicológicamente alarmante, lo cual resultaría bastante natural en una sociedad donde "ser  uno mismo" se lee y se proclama por doquier cuál forma desesperada de distinguirse del otro o de hallarse uno mismo, dando por hecho que ya se está perdido ¿es que acaso así nace uno? ¿perdido?  ¿por eso "ser uno mismo" se nos presenta como una búsqueda tan fascinante y noble? ¿tan imprescindible? No lo creo...


Verán, a veces no quiero ser yo porque siempre que el intruso decide despertar, me duerme y yo no quiero dormir, no si es de día y el sol brilla radiante e inspirador, no si mi pequeño hermanito se acerca hacia mi con intenciones de curiosear sobre lo que él llama divertido "temas intelectuales", ¿quién quiere dormir cuando el cielo está tan azul y espléndido? ¿alguien quiere dormir teniendo a alguien especial a quien besar? Por estas razones, y otras más, a veces, solo a veces, trato de huir imaginariamente con ese pretensión de ser alguien más, creo que es lo que hacen los adultos cuando no están acostumbrados a serlo...Y hoy, aunque no pueda apreciar la belleza en su esencia más pura, 
a causa de la presencia del intruso, me vuelvo un poco valiente, y lo forcejeo para decirles que todos tenemos algún intruso en nuestro interior, tal vez solo necesite un poco de amor, tal vez solo se presenta para ayudarnos a ayudar, para ser fuertes en la debilidad, para mostrarnos algo, alguna enseñanza. Dicen que aprender siempre es bueno...Me despido invitándolos a escuchar alguna canción que les dé mucho ánimo. Las sonrisas, casi siempre contagian si el intruso se aparece sonríele a ver qué pasa.

  



2 comentarios:

  1. Hola! Es mi post favorito ,sin duda, de todos los que te he leído. Es verdad que a veces el intruso se presenta y nos invade privándonos de la libertad y la felicidad de ser nosotros mismos, y es verdad que muchas veces intentamos parecer que somos nosotros mismos siendo diferentes pero siempre limitándonos dentro de lo que a los demás les va a parecer bien y por lo que nos van a aceptar, por que en el fondo tenemos miedo a ser nosotros mismos, miedo a ser rechazados o tachados de raros o diferentes.
    Muchas gracias por este post porque estaba en uno de esos momentos en los que me acompaña el intruso y gracias a tus palabras ahora encuentro la fuerza para despedirlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! ¿sabes? el día que escribí esto, mientras lo hacía, estaba en compañía del intruso y todo lo que había en mi cabeza era desánimo. Cada palabra que tecleaba iba acompañada por estos pensamientos: "no hay nada de útil en esto que escribes" "pierdes tu tiempo" "eres improductiva" y cosas por el estilo. Tu comentario me hace muy feliz, justo porque el intruso no tenía razón en su afán por hacerme perder interés en desahogarme. Te envío un abrazo. Tienes mucha perspectiva, continúa así. Muchas gracias a ti por leer este espacio. Feliz día!

      Eliminar